La organización sin ánimo de lucro Slow Food defiende y promueve el consumo de productos locales y una cocina sin transgénicos ni pesticidas.

Desde 2008 reúne a los restaurantes que predican con su filosofía dentro de España, habiendo creado una guía para los consumidores de cocina slow.

El concepto de Slow Food aplicado a los restaurantes españoles nace de una feria gastronómica de Turín. Este concepto estaba bastante extendido en Italia en el año 2000, pero en nuestro territorio todavía no había surgido.

Y decimos resurgir ya que la cocina slow food es una tendencia que surge como respuesta al fast food, lo que se aproxima bastante a la “cocina de la abuela” que tanta tradición tiene en España.

Los compromisos de la cocina slow son: Gastronomía, Medio Ambiente y Justicia Social. En base a esto, un restaurante “Slow Food” debe:

  • respetar las tradiciones culinarias de las comunidades autónomas,
  • preservar el patrimonio culinario de la zona,
  • no usar productos nocivos contra el medio ambiente ni alimentos producidos con pesticidas u otros,
  • potenciar el pequeño comercio, de proximidad y justo.

¿Qué “platos slow” podemos encontrar en un restaurante de estas características? Para averiguarlo hay que viajar a alguno de los restaurantes certificados, de los cuales 63 se encuentran en Cataluña y 28 en el resto del territorio español. Los chefs de estos restaurantes se reúnen habitualmente para compartir opiniones y resultados de su cocina.

Post a comment